Información Información

1. JUSTIFICACIÓN

Fue creado mediante creado por Resolución de Consejo de Carrera N°  141/2011 de fecha 11 de agosto de 2011, refrendado por Resolución de Consejo Facultativo N°520/2011 de 24 de agosto de 2011  y finalmente reconocida su creación por Resolución de Honorable  Consejo Universitario Nº  141 de fecha 17 de mayo de 2013.

El Instituto de Investigación, Interacción Social de la Carrera de Trabajo Social es una unidad académica que se organiza en 2011 con respaldo de la Resolución No. 141/2011[1] con el objetivo de promover la investigación social y la interacción social.

La creación del Instituto de Investigación, Interacción Social y Postgrado responde a la necesidad de ampliar y profundizar la investigación científica, la proyección social y la interacción social. 

Trabajo Social como disciplina cuenta con un desarrollo teórico que requiere ser fortalecido y contextualizado en la realidad actual , del perfil profesional, de las áreas de intervención profesional, del ejercicio profesional y del actual estatuto teórico del Trabajo Social, que demanda.

En general, el sesgo asistencialista de Trabajo Social en la dimensión individualizada fue y es la más conocida a nivel de la sociedad y del Estado, y ha constituido el centro de la formación académica, a pesar de su despliegue y  aportes en diversos ámbitos como las políticas sociales, el trabajo directo con comunidades y con colectividades sociales en torno a problemáticas sociales específicas. Al parecer el sello asistencialista no sólo ha configurado una imagen parcializada, sino que ha definido una colocación académica y profesional de menor estatus y con severas limitaciones para su modificación.

El ámbito de intervención de Trabajo social focaliza la protección social, la seguridad social, la prevención del daño y el riesgo social, así como la intervención directa en colectividades que encaran daños sociales, perspectiva que no ha sido cabalmente comprendida en todo su alcance en la formación académica con efectos restrictivos en la formación y en el ejercicio profesional.

Trabajo Social tiene una cualidad como fundamento de su constitución y es la articulación entre la teoría y la práctica, de tal manera que en la construcción de la disciplina esta relación se planteaba con intrínseca, siendo la realidad social la fuente del conocimiento y de la acción. Este principio básico no fue interpretado correctamente otorgándose centralidad a la práctica en torno a determinados problema sociales y convirtiéndose en una disciplina esencialmente práctica asociada a la "resolución de problemas sociales" que terminó por legitimar su quehacer y su identidad como asistencialista, en cuyo proceso, a pesar de los distintos enfoques  en curso, se consolidó un perfil profesional reduccionista y limitado impidiendo el desarrollo en su potencial social.

El debate teórico, todavía vigente en cuanto a su objeto, es uno de los indicadores de la necesidad de contar con la profundización  del conocimiento y de la reflexión que permita remontar esta fase reduccionista de Trabajo Social, así como potenciar su capacidad de desarrollo disciplinar y de dar respuestas efectivas  ante situaciones específicas de la realidad social. Asimismo, las limitaciones identificadas en la formación profesional requiere de una amplia base de conocimiento que permita un encuentro entre la labor docente y la investigativa con nuevas proyecciones, así como la ampliación del espacio profesional ante los desafíos de la dinámica social en estos tiempos  contemporáneos, donde se exige nuevas respuestas y propuestas.

En esta perspectiva la investigación social se convierte en un medio para ampliar el conocimiento de la realidad social, el desarrollo disciplinar de Trabajo Social, y  aporte a las Ciencias Sociales, en estrecha relación con  la interacción social que tiene el propósito de promover la elaboración de propuestas en una perspectiva transformadora y  de contribución al desarrollo social local, regional y nacional en los campos de especialidad de Trabajo Social.

El presente Plan Trienal del Instituto de Investigación, Interacción Social y de Postgrado de la Carrera de Trabajo Social (IIS-TS), se enmarca en el marco normativo y de políticas institucionales de la UMSA, en la Política Nacional de Ciencia y Tecnología, en la política de investigación de la Facultad de Ciencias Sociales y, específicamente en la Política Académica de la Carrera de Trabajo Social.

El IIS-TS se convierte en un instrumento de gestión del conocimiento en una proyección de corto y mediano plazo. El enfoque transversal del presente Plan es de fortalecimiento y desarrollo institucional, la producción y difusión del conocimiento de la realidad social,  y la formación de capacidades investigativas-profesionales, que son los fundamentos que definen la direccionalidad de la gestión de Instituto de Investigación, Interacción Social y Postgrado. Es decir, se considera el Instituto de Investigación, Interacción Social y Postgrado, como un espacio de producción y difusión del conocimiento social, pero asimismo se busca formar las capacidades profesionales-investigativas  y contribuir al nivel de formación de pre y postgrado.

Trabajo Social tiene la particularidad de establecer el vinculo activo y virtuoso entre la investigación social y la interacción social como fundamento de la intervención social profesional. Es decir, se buscan sinergias entre la investigación social y la innovación como un factor crucial en la intervención social profesional, y se pretende que sea esta relación la que dinamice  la ejecución del presente plan.

 

2. ANALISIS DE CONTEXTO

Los movimientos sociales en el periodo 2000 -2006, han puesto a la sociedad civil (política) como protagonista de cambios trascendentes- La experiencia boliviana, en este periodo,  no se entiende al margen de las movilizaciones populares que tomaron una posición antagónica al neoliberalismo y al colonialismo, creando condiciones de disponibilidad para el cambio. Como producto de una confluencia de acciones colectivas de protesta que culminan en movilizaciones de alcance nacional se da un amalgamiento de distintos proyectos políticos con una articulación de actores y de discursos que presenta como una nueva cualidad el convertirse en un proyecto político que aglutina a diversos actores/as sociales en un proyecto común que se traduce en el proceso constituyente y la CPE con proyecciones de transformación de la sociedad y del Estado por la vía democrática.

En un marco de cambios institucionales y legales con la plataforma legal de la CPE, se introducen cambios trascendentales como la constitucionalización del Estado plurinacional;  el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indígenas; la democracia plural; el reconocimiento de una justicia plural con la jurisdicción indígena y originaria; las autonomías y la descentralización del Estado; las disposiciones legales respecto a los derechos de las mujeres; las leyes electorales y otro conjunto de medidas que son consideradas como la cartografía del cambio.

La aplicación de estas leyes y la orientación que asumió la conducción institucional ha puesto en evidencia tensiones y contradicciones, las mismas que tienen una dimensión estructural, de ahí su complejidad estructural. En este proceso, los cambios políticos más relevantes se expresan en: i) el constitucionalismo social; ii) la constitucionalización del Estado Plurinacional; iii) el rediseño de las instituciones democráticas y los cambios del sistema político con una ampliación democrática;  iv) el ordenamiento territorial del Estado con el proceso autonómico; v) la economía plural; vi) la justicia plural; vii) la construcción de nuevas subjetividades e identidades.  Con estas bases se dan nuevas pautas de relacionamiento entre el estado y la sociedad civil, así como cambios importantes en la dinámica social, económica, política y cultural en la sociedad civil.   Este periodo ha configurado un nuevo escenario social que redefine la cuestión social en el actual contexto.

La democratización que se ha experimentado en las dos últimas décadas, ha servido de base para la expansión y consolidación del constitucionalismo social en América Latina y particularmente en Bolivia.  Uno de los cambios importantes en este sentido ha sido la transformación del Estado de Derecho en Estado social y constitucional de derecho, que para Trabajo Social se convierte en un tema fundamental por la orientación que asume el estado, las políticas públicas y el ejercicio de los derechos.

Los derechos sociales se convierten en el centro de un proyecto político y económico, resultante de la profunda desigualdad social y económica imperante. La constitucionalización de los derechos sociales hace que los mismos adquieran estatus de derechos fundamentales, aún siendo su existencia precaria o carecer de un ejercicio de los mismos por parte de la población. La redefinición de la condición estatal como de Estado social de derecho, plantea dos dimensiones importantes respecto a la acción estatal: a) debe proteger a las personas dentro del marco de la ley; y b) debe garantizar que la población pueda satisfacer las necesidades básicas, más aun cuando la condición económica y social impide a las personas hacerlo por sus propios medios. De esta última deviene la cualidad distributiva y re distributiva, cuyos alcances se expresan en las políticas públicas y específicamente en las políticas sociales que son el campo de intervención profesional.

El constitucionalismo social se inscribe en un proceso de progresiva democratización, es decir hay un vinculo esencial con la democracia social. Este hecho hace pensar en una democracia que no solo sirve para organizar un régimen de poder, sino para la inclusión efectiva de sectores sociales no sólo en la perspectiva de su incorporación sino de su inclusión participativa en la autodeterminación como comunidad política. Otro ámbito se refiere al control de políticas públicas para su ejecución y  la vigilancia para evitar el retroceso en materia de derechos fundamentales por lo que interesa la estrecha interacción y mutua relación condicional entre democracia social, económica y la democracia política, dimensiones que introducen desafíos y nuevas peprspectivas a Trabajo Social.

La construcción del estado plurinacional asumió centralidad en  la propuesta oficial de refundación estatal y su complejidad requiere de propuestas innovadoras que permitan la acción políticas de las diferentes naciones, pueblos y culturas indígenas, campesinas originarias como iguales, y que esta igualdad se exprese en las formas de organización del Estado, de la participación y la representación política.

Los cambios legales e institucionales configuran un nuevo escenario y reglas del juego de la participación política, que se consideran insuficientes para una efectiva inclusión en términos de una ciudadanía activa, propositiva, crítica que tenga una intervención en la consolidación de un sistema democrático intercultural, plural, sobre la base del principio de igualdad entre culturas, aspecto que permanece como objetivo en las actuales condiciones de fragmentación social y política de las organizaciones sociales, y de las organizaciones indígenas y originario campesinas.

A pesar, de los importantes avances, las políticas y decisiones hasta ahora asumidas por el gobierno demuestran una ruptura con las demandas históricas de diversos sectores que pone en tensión, genera contradicciones, provoca conflictos, y políticas ambiguas que limitan el proceso de descolonización, de una democracia intercultural y la construcción de un estado plurinacional que han quedado en proyectos que ha sido funcionalizados en su isntitucionalización estatal.

La nueva institucionalidad electoral, los mecanismos de participación directa, la ampliación de los derechos, el reconocimiento de los derechos colectivos, la normativa a favor de los derechos de grupos sociales tradicionalmente en desventaja, la normativa contra la discriminación, junto con una emisión discursiva con nuevos sentidos ha influido para crear nuevas identidades y nuevas pautas de interacción. La ciudadanía como concepto entra en tensión en el actual  proceso político, porque sus fundamentos basados en los derechos individuales son transformados al agregarse los derechos colectivos, que actualmente pretenden ser encarados a través de la democracia intercultural y la ciudadanía "intercultural", ambos en actual debate y construcción, como en el intento de su negación desde las fuentes estatales.  

Por otro lado, la larga tradición organizativa del pueblo boliviano ha configurado formas de participación política en el marco de las organizaciones sociales con una impronta corporativa. Se puede afirmar que en el segundo periodo de gestión gubernamental se ingresa a periodo de reflujo y desarticulación. Sin embargo, los movimientos sociales como el del TIPNIS ha abierto una nueva dinámica como también fragmentación entre las organizaciones sociales indígenas y las organizaciones campesinas originarias, como entre diferentes frentes sociales y políticos.

La relación entre Gobierno y los denominados movimientos sociales, pone en cuestión la autonomía de las organizaciones y la tendencia a su institucionalización, y no se están dando formas para preservar la autonomía de la participación, la transparencia e independencia en el acceso a los espacios de deliberación social.

Las contradicciones en  la aplicación de los mandatos constitucionales sobre los pueblos indígenas y originarios tiene su origen en los postulados del multiculturalismo, aunque este enfoque fue discursivamente excluido para asumir el de plurinacionalidad. La Constitución responde a las limitaciones del multiculturalismo, matizadas por el imaginario  basado en el paradigma intercultural que, con simbolismos propios de etnicismos fundamentalistas y de las interpretaciones esencialistas de la cultura, plantean restricciones para su aplicación.

El análisis de la configuración social, económica, política, cultural e institucional actual es una tarea de prioritaria para poder contextualizar el quehacer del IIS-TS, responder a los desafíos en este nuevo periodo, definir la direccionalidad y las estrategias de trabajo institucional en el actual proceso, complejo y contradictorio de la dinámica regional y de la sociedad boliviana. 

Una lectura atenta de los rasgos actuales, a sus connotaciones, los cambios producidos en las instituciones como en la constitución de los sujetos sociales, es imprescindible ya que es, en ese terreno donde se gestan las acciones, las  nuevas significaciones, y se perfilan los proyectos, por lo que es imprescindible considerar el actual escenario político y la trama de relaciones que configuran la cuestión social con identificación de los contextos donde predominan las estructuras y condiciones de reproducción de las relaciones de subordinación y  de desigualdad que impiden que desde el Estado y la sociedad se generen y sean sostenibles sistemas de protección y seguridad social, de prevención del daño social y del riesgo social, y de intervención efectiva con colectividades que enfrentan situaciones de daño social.

Los cambios normativos institucionales derivados de la CPE, el cambio del actores en el ejercicio del poder, la emergencia de nuevas formas de acción social y de acción colectiva, las nuevas formas de presencia estatal y los límites actuales de la democracia configuran una realidad de una mayor complejidad por las múltiples dimensiones que abarca y que generan formas más sofisticadas de reproducción de la desigualdad, de las injusticias sociales, y de la negación de los derechos. Frente a esta complejidad se requiere la profundización del conocimiento en una relación dinámica con colectividades sociales que permitan un flujo de producción colectiva del conocimiento en sus distintas variantes.

 

3. ANÁLISIS INSTITUCIONAL INTERNO

El IIS-TS a pesar de que su creación fue propuesta el 2006, recién se obtuvo la decisión institucional para hacerla efectiva en la gestión 2011. En el primer periodo de su funcionamiento se enfrentaron dificultades respecto a carga horaria para investigadores/as, infraestructura, apoyo administrativo en un contexto de conflictos internos en la CTS y de la tradicional burocracia universitaria.

La CTS es una Carrera líder en la formación profesional en el contexto nacional y ha desarrollado una serie de iniciativas con focalización a las denominadas prácticas pre profesionales, que han constituido el centro privilegiado de la formación académica. Ha sido en este espacio donde se han desarrollado iniciativas de investigación social vinculados a proyectos específicos, con la gran ventaja de tener un conjunto de estudiantes que realizan sus practicas curriculares; sin embargo la ausencia de una política de investigación ha influido para que la misma no tenga la secuencia, sistematicidad, rigurosidad y contextualización a la realidad que aseguren su impacto.

Asimismo, se han dado una serie de convenios y acuerdos con otras universidades que han hecho posible el trabajo con otras universidades como fue el Programa desarrollado por el RELETRAN que tuvo como base la realización del Curso sobre Acción Colectiva e Interculturalidad en dos versiones durante la gestión 2014. Que permitió introducir espacios de reflexión en torno a la formación curricular y a las propuestas metodológicas desde la dimensión de la comunidad como uno de los espacios de especialización de la Carrera de Trabajo Social.

En general, si bien hubieron iniciativas de investigación y programas mas sostenidos de Interacción Social a través de las prácticas preprofesionales, estas han sido dispersas, discontinuas y con resultados que no han sido evaluados en sus impactos. La actual oferta académica no ha logrado formar investigadores/as, con un compromiso por el conocimiento de la realidad y la producción de conocimiento. Si bien, el conocimiento es una base fundamental para orientar la acción, este conocimiento ha sido reducido a un nivel de interés práctico de poco alcance orientador y expresado en diagnósticos que no responden a la realidad sino a esquemas impuestos por formatos didácticos de dudoso impacto por su aplicación rígida y acrítica.

La gran división existente entre un área de materias teóricas y un área de prácticas ha fragmentado la formación académica, a los que se suma la falta de coordinación entre docentes que ha imposibilitado crear espacios  de discusión, intercambio y propuestas que enriquezcan la formación académica, el desarrollo teórico y metodológico en Trabajo Social y fortalezcan el ejercicio profesional. La dispersión de las iniciativas,  atomización de los proyectos de investigación, su baja calidad, el poco incentivo a la investigación en Trabajo Social, la  desvinculación entre la investigación y el currículo, y la ausencia de relación entre  los perfiles de egreso con las líneas de investigación de la Carrera, son otros problemas que exigen atención prioritaria.

Existe un escaso número de docentes que se dedican a la investigación. La mayor parte de los y las docentes se limitan a su ejercicio de aula en cuanto a la enseñanza y al cumplimiento de proyectos específicos en la Unidad de Prácticas. Esta necesidad de contar con docentes-investigadores/as queda pendiente por la deficiente articulación entre la investigación, la docencia y la interacción social. Se privilegia y se da mayor énfasis a la labor docente y menos a la investigación, aspecto que se expresa en la distribución de la carga horaria y otros mecanismos como las insuficientes condiciones y ausencia de incentivos .

En este ámbito se identifican otros problemas como los insuficientes programas que articulen a los grupos e investigación con sus pares a nivel institucional, regional, nacional e internacional. Los estándares de calidad establecidos para la educación superior imponen el desafío de articular la docencia con la investigación en una sola persona: el y la  docente-investigador/a, esto significa que ambas actividades serán preponderantes en el desarrollo de la carrera académica. No se puede concebir el desarrollo académico de la docencia sin que además de la docencia desarrolle investigación

Por otra parte, las condiciones materiales limitan el desarrollo de la investigación social debido a la insuficiente asignación de recursos y la inadecuada infraestructura para la investigación que requiere de condiciones para su desarrollo con niveles de calidad. Las normas universitarias privilegian la docencia y no se adecuan a la exigencias actuales de la investigación y de la interacción social, que funcionan como auxiliares de la docencia.

A estos temas se añaden los escasos incentivos para la investigación poniendo en desequilibrio con la interacción social, la misma que ha sido considerada  como el centro de la formación académica, pero que no ha logrado tener una articulación sinérgica y de correspondencia lógica con la realidad y las iniciativas de investigación en forma sistemática que den resultados efectivos en cuanto a la producción de conocimiento y  su difusión.

EL Observatorio de Políticas Públicas y Sociales ha funcionado con una serie de actividades que ha permitido contar con un seguimiento a las políticas Públicas y sociales con bases de datos e información regular sobre salud, educación, trata y tráfico como las líneas fundamentales. Ha sido el programa que ha tenido mayor continuidad con base en alianzas y convenios interinstitucionales nacionales e internacionales que le ha permitido tener una posición en el espectro académico y de seguimiento a temas sociales con impactos evidentes en cuanto logró constituirse en un referente a nivel de la sociedad, y abordar una temática importante en el actual contexto como es la Trata y el Tráfico de personas que ha hecho que Bolivia sea la sede del próximo Encuentro internacional que abordará esta temática.

La tendencia es el bajo nivel de difusión de los resultados de investigación y un escaso número de publicaciones en revistas nacionales internacionales. La escasas publicaciones de Trabajo Social promovidas en el ámbito universitario son de baja calidad por las motivaciones individuales para su publicación Las publicaciones realizadas responden más a trabajos individuales de docentes como respuesta a las exigencias del escalafón docente y a los parámetros que se exigen para su admisión como docentes, antes que a una práctica investigativa sistemática como parte regular del ejercicio de ser docente-investigador/a.

El desafío es el de establecer un sistema institucional de investigación a nivel de la Carrera que articule los distintos esfuerzos e iniciativas de investigación para articular los proyectos de investigación con las líneas de investigación de la CTS a través del Instituto de Investigación, Interacción Social y Postgrado y la formación docente. Por otro lado, se pretende articular la investigación con diversas colectividades de la sociedad civil, el sector público y organismos privados.Una de las tareas importantes es crear una cultura de investigación que permita trabajar y enfatizar en tres líneas prioritarias de producción del conocimiento: en el ámbito teórico, histórico, metodológico, de temas específicos de la realidad con incentivos específicos para la producción de docentes, estudiantes e investigadores/as. 

CONTÁCTENOS

UMSA - Monoblock Central

Edificio René Zabaleta Mercado, Piso 7

Av. Villazón Nº 1995

Correo: institutoiis.ts@umsa.bo

Teléfono: (591-2) 2612224

La Paz - Bolivia